La excusa de la insolvencia no siempre funciona.

Son las primeras horas de la mañana cuando desde Toledo recibo la llamada en mi despacho de mi querido amigo y compañero, el Abogado H. Muñoz. Necesita los servicios de la Agencia para resolver un caso sospechoso de fraude a la justicia y de forma directa a su clienta por parte de su ex cónyuge.

El servicio de investigación privada se desarrollaría en principio entre las ciudades de Madrid y Toledo, por lo que estallan en mis pensamientos imágenes del equipo operativo de la zona centro. Mi amigo me expone el caso de forma superficial y sobre la marcha mi cerebro empieza a trabajar.

Se alerta al equipo operativo de información de la zona centro de que en breve recibirán una orden nueva de operaciones así como una ficha objetivo para la realización de una nueva investigación en su zona.

Después de leer la demanda interpuesta por la parte contraria, se realiza un análisis en profundidad y se realizan los trabajos de investigación necesarios para contrarrestarla; todo ello dirigido y coordinado por la Agencia y el despacho legal del Sr. H. Muñoz.

Las pretensiones del demandante eran las de evadir el pago de pensión de alimentos de su hijo por alegar insolvencia económica. Lo más escalofriante de este caso es que el demandante presentaba numerosas pruebas documentales que demostraban, en principio, esa insolvencia; como eran, certificados médicos de enfermedad, certificados de desempleo, certificados de empadronamiento en vivienda de los padres alegando no poder pagar un alquiler, cargas hipotecarias por vivienda en propiedad, estado de cuentas bancarias, etc., etc.

Con todas estas pruebas documentales expuestas en su demanda, sus letrados habían montado una estrategia de defensa que a priori parecía que todo estaba a su favor. Fue cuando H. Muñoz decidió llamar a la Agencia para poder contrarrestar este caso.

El equipo operativo de información según la orden de operaciones establecida se pone en marcha. La primera misión es localizar el verdadero lugar de residencia en Madrid del investigado para comprobar la veracidad de la partida literal de empadronamiento. El resultado es positivo para nuestra cliente ya que podemos fijar con pruebas como el investigado no reside en el domicilio de sus padres si no que lo hace en régimen de alquiler en otro diferente y en diferente localidad.

El equipo operativo informa de que el investigado conduce de forma habitual un vehículo de gama media de menos de un año de antigüedad y valorado en unos 23000 euros. Lo que nos indica a primera vista que el modus vivendi del investigado es diferente al que refleja su demanda. En días posteriores se observa como el investigado convive con su pareja y no con sus padres. Y lo más impactante de todo, es cuando el equipo operativo informa de que el investigado tiene intenciones de marcharse de vacaciones con su pareja. Allí toma el relevo nuestra agente Gallega y se encarga de continuar con las labores de información de la Agencia. Se le fija por nuestra detective en Galicia, donde el investigado se aloja en un hotel de 5 estrellas. Después de haber observado estos acontecimientos decidimos llegar hasta el final del asunto y para ello debemos de continuar con la investigación que al final nos conduciría hasta la causa de este modus vivendi.

¡Eureka!, el investigado trabaja supuestamente de forma encubierta en un restaurante como jefe de cocina.

Con este descubrimiento y otras gestiones posteriores, se da por finalizado el trabajo de información y se elabora el informe de investigación con las conclusiones investigativas que son trasladadas al equipo legal para su presentación para la defensa de los intereses de nuestra clienta.

Cabe destacar que como parte demandada nuestro informe se presentó el mismo día de la vista sentando como un verdadero jarrón de agua fría a nuestro contrario.

Como todos confiábamos desde un principio, al demandante no se le concedió ninguna de sus peticiones de su demanda, quedando obligado al pago de la pensión que le correspondía según la sentencia original de separación y divorcio.

R.N.M., Director de SPAIN Detectives.

2 respuestas a «La excusa de la insolvencia no siempre funciona.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...