La clandestinidad no fue suficiente para evitar ser despedido de forma procedente

Dos importantes empresarios, dueños de una empresa de motociclismo que radica en Granada (España) encarga un servicio de información a SPAIN Detectives para la obtención de pruebas que evidencien la acción fraudulenta por parte de uno de sus jefes de departamento. 

Recibimos la declaración del empresario en la que nos dice que tiene sospechas de que uno de sus jefes de departamento que se encuentra en la situación de baja temporal de larga duración por enfermedad  está cometiendo un ilícito de deslealtad y fraude, así como posiblemente competencia desleal hacia la empresa. Sospechan que esta persona está robando clientes y a su vez realizando trabajos en su domicilio de forma clandestina.

La agencia después de un estudio del caso establece una estrategia de actuación. En principio, se establece un servicio operativo de obtención de información mediante técnicas de observación, seguimiento y vigilancia del investigado y después con la información obtenida se van integrando posibles hipótesis de las actuaciones del investigado. Al final con el apoyo de las evidencias probatorias se argumenta y concluye nuestro informe.

La agencia cuenta con varios hándicap que dificultan de manera notable esta investigación:

  1. Los trabajos se realizan de forma clandestina y con un secretismo total dentro del domicilio del investigado.
  2. No se puede provocar la actuación ilícita del investigado solicitando la realización de algún trabajo porque puede invalidar la prueba de los hechos por “provocación del ilícito”.
  3. La investigación se desarrolla en una pequeña población lo que dificulta nuestra invisibilidad.
  4. Y el más importante de cara a la economía de la empresa. El tiempo invertido en las actuaciones.

El empleado, por su posición en la empresa, cobra un salario de aproximadamente 2400 euros netos al mes y cuenta con una antigüedad en la empresa de cerca de 15 años. Esto indica que no se pueden cometer errores si no queremos correr el riesgo de que el despido se considere nulo o improcedente; ya que la indemnización sería de varios miles de euros. Por estos motivos, y para no poner en riesgo la investigación, se decide extremar y anteponer la seguridad a la obtención de información.

La investigación dura aproximadamente dos meses. Durante este tiempo se realizan vigilancias alternativas junto al domicilio del investigado, así como seguimientos del mismo observando y fijando pruebas de su actividad diaria. Con el análisis de esta información se va construyendo una hipótesis maleable de acuerdo al acontecimiento de los diferentes sucesos que van a conformar los hechos que se persiguen.

Con el paso del tiempo gracias a nuestra paciencia, muchas veces adelantándonos al investigado, se van obteniendo pruebas irrefutables que van a ir asentando las bases y el contenido de nuestra argumentación y conclusiones investigativas.

El investigado fue juzgado y sentenciado al despido procedente por causas disciplinarias por parte de los empresarios. No recibiendo ningún tipo de indemnización. En este caso, aunque se contaban con numerosas pruebas que evidenciaban una competencia desleal para con su empresa, los empresarios optaron por no litigar sobre este asunto.

Esta Agencia, en coordinación con nuestros abogados colaboradores consiguieron una vez más su objetivo; el conseguir que se haga justicia.

R.N.M., Director de SPAIN Detectives.

2 respuestas a «La clandestinidad no fue suficiente para evitar ser despedido de forma procedente»

  1. Me parece una muy buena forma de trabajar. Con paciencia y tesón, habéis conseguido unas pruebas de vital importancia.
    Buen trabajo.

  2. Muy buen trabajo. Aplaudo vuestras habilidades, siempre es difícil trabajar en pequeños pueblos, donde parecemos una mosca en un tazón de leche. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando Captcha...